Seleccionar página

¿Qué te ha parecido la primera parte? ¿Lo sientes igual o no? Nos queda la otra mitad y seguramente no te esperes cual será el último punto.

 

Sigue leyendo….

 

 

6. MIEDO AL CAMBIO

Y es que nos hemos acostumbrado a vivir de cierta forma y, que nos digan ahora que tenemos que cambiar no es una opción viable. Pero cuando ya no haya agua que beber o aire limpio que respirar, vendrán los lamentos.

El miedo al cambio es tanto culpa de los líderes como del pueble. Los líderes por no realizar cambios (como la propuesta de subida de impuestos por CO2 que se presentó hace unos años).

¿Subir los impuestos? ¿Pero cómo te atreves?

A nadie le gusta que le suban los impuestos, a mi tampoco, pero es la única forma de controlar las emisiones de CO2 que están destruyendo nuestro planeta, ¿o se te ocurre algo mejor?

Si las personas quisieran cambiar su estilo de vida, si quisieran consumir menos carne, o lo que es mejor, ninguna, si optaran por usar más bicicletas y menos coches, y un largo etc, y pusieran de su parte para reducir estas emisiones, tal vez no haría falta subir los impuestos de nada. Si las personas hablaran, gritaran y pelearan por obtener energía eólica y no la procedente de combustibles fósiles que tanto daño hacen, no haría falta optar por “castigos”.

Pero las personas consumen no mirando el bien del planeta, sino mirando sus caprichos (que no es lo mismo que necesidades) y sus bolsillos, Por eso seguimos consumiendo alimentos que están destruyendo nuestros bosques, por eso no apoyamos a la pesca local sino a las grande empresas (aunque sería mejor y más sano no comer peces), porque es más barato, porque nos hemos acomodado y porque tenemos miedo a cambiar, no vaya a ser que mi calidad de vida que tanto me gusta también cambie.

7. CRECIMIENTO POBLACIONAL

Este punto no les va a gustar a muchos escucharlo, pero me da igual.

Nuestra especie ha crecido demasiado rápido, somos muchos, y es la realidad. Hemos aumentado nuestra esperanza de vida gracias a la ciencia.

El promedio de vida de una persona cuando se empezaron a recoger datos globales allá por los años 60 era de 53 años. Hoy en día la esperanza de vida está en los 79 años.

Se estima que en treinta años seamos casi 9.700 millones de personas en el mundo cuando en los años 90 éramos 5.300 millones.

Se estima que por cada muerte hay 2,39 nacimientos al día, ¿dónde nos deja eso dentro de 100 años?

Ya os lo digo yo. Con 11.000 millones de personas, sino más, y sin recursos, porque “agárrate las bragas” si seguimos por el camino que vamos no tendremos ni agua que beber. Y tal vez tú no lo veas pero tus hijos o tus nietas sí.

Eso nos lleva al punto ocho.

8. EGOÍSMO

No nos gusta que los demás sean egoístas con nosotros pero en cambio nosotros sí lo somos con los demás.

Y eso que miramos primero nuestro bienestar y el de nuestra familia por encima del resto del mundo. Y no te juzgo, lo hemos hecho TODOS.

Tenéis la prueba en los días que estamos viviendo. Hay más personas denunciadas por saltarse la cuarentena que persona contagiadas por el coronavirus.

¿Somos egoístas o no lo somos?

En un lugar del mundo hay personas dándose una ducha de una hora y en otro lugar del mundo personas sin agua limpia que beber. Tú al calor de tu hogar y otras personas viviendo en la calle… Está todo muy mal repartido, y no es culpa de las personas ricas, muchas de ella se han ganado su dinero a pulso y no tienen por qué compartirlo si no quiere. Es el sistema, como nos hemos apoderado de los recursos poniendo el dinero de por medio.

¿Sabéis que si quiero ir a pasear por el monte y coger un poco de orégano para llevármelo a mi casa no puedo? ¿que me multarían si me vieran? ¿que el orégano debo comprárselo a una empresa y no cogerlo de la naturaleza? ¡Caray!

El sistema que hemos montado es una mierda porque crea clases, los que pueden permitírselos y los que no. Y si hablamos de un ordenador, de un móvil o del último disco de Rozalen me da igual, pero cuando hablamos de necesidades básicas, todas, absolutamente todas las ESPECIES deberíamos poder disfrutar de ellas.

Sí, has leído bien, ESPECIES, ya no solo hemos sido y somos egoístas con nuestra propia especie sino que le hemos arrebatado todo a las demás. ¿Cuántos animales e han extinto y desaparecido por nuestra culpa?

Ayer miraba fotos de nuestro planeta tierra de noche, se ve hermoso, todas esas luces encendidas. Y lo primero que pensé fue que los animales respetan el día y la noche, los animales que son diurnos necesitan la oscuridad para dormir, y los animales nocturnos la oscuridad para ver. Pensé que si teníamos el planeta tan iluminado, ¿dónde estaban los animales?

Si todo y todos estamos conectados y si hay un equilibrio inexplicable por el momento que mantiene a este planeta vivo, y cada especie tiene que cumplir su misión para que así sea, ¿cómo el egoísmo del ser humano no va a ser una causa a añadir en este cambio climático?

Podría nombraron más de un acontecimiento en el que el ser humano le ha arrebatado los recursos naturales como puede ser la misma agua a otras especies que también forman parte de este planeta y que también tienen su por qué de estar aquí, PERO NO LO HARÉ HOY.

Sigamos.

9. DESCONEXIÓN

Hay un vínculo, una energía especial que nos une a todo el planeta, y me puedes creer o no pero te aseguro que existe.

Ese vínculo está inactivo en la gran mayoría de las personas. Ese vínculo que sí sientes los animales, los humanos ya no.

Y aunque hay personas que los trabajan, la gran mayoría prefieren seguir dormida por lo comentado en el punto número 6.

Si sintiéramos esa conexión que una vez hubo, no hubiéramos permitido que se quemara ni un bosque por producir más aceite de palma, porque sentiríamos el dolor en nuestros adentros. No hubiéramos permitido la matanza de tantos animales para luego ser expuestos como trofeos. Admiraríamos y respetaríamos el proceso de vida que tiene cada ser del planeta, observando cómo anida la tortuga en la playa sin interponernos, sin molestarla, sabiendo que ella está haciendo su trabajo aquí y que nosotros también tenemos el nuestro.

La desconexión es otra de las causas porque si la hubiéramos tenido, si hubiéramos mantenido el vínculo activo, hubiéramos sido conscientes del mal que hacemos a cada minuto, no porque nos lo dijera una científica sin porque simplemente lo sentiríamos.

10. FALTA DE AMOR PROPIO

Este lo he dejado para le final porque aquí los únicos culpables somos nosotros y nosotras mismas.

Y es que si vuelves a hacer un repaso de todos los puntos, no habríamos llegado al diez si desde el uno te hubieras querido un poco.

Te dicen y te demuestran que la carne no es sana, que la leche no es buena, que el aire que respiras está contaminado, que en las aguas embotelladas que bebes hay microplásticos que acaban dentro de ti…¿y todo te da igual? ¿Acaso te importas?

Sé que hay mucha información en Internet, y que por un lado te dicen que las Oreos son sanas y por el otro te dicen que son cancerígenas porque aparte de toda la porquería que llevan, tienen aceite de palma. No hay que tener muchas luces para saber que todos los estudios que apoyan a las empresas que destrozan el mundo y que destrozan nuestra salud están financiados por las mismas empresas que están destruyéndolo todo y a todos.

Hay tres cosas que solo cambiarán esto:

La primera es que no te debes fiar única y exclusivamente de los líderes y políticos, y tienes que empezar a informarte tú. Tienes que darte cuenta ya que muchos altos cargos están viviendo muy bien gracias a lo que las empresas que están destruyendo el mundo les pagan, y NO les van a acusar, ni les van a llevar la contraria porque quieren seguir viviendo bien.

Lo segundo que tienes que entender es que el cambio climático es real, y que no se sabe qué puede pasar mañana pero que el planeta se encargará de recuperar su equilibrio, eso seguro. Y como no nos pongamos las pilas tal vez salga un nuevo virus por la descongelación de los casquetes polares y nos vayamos todos al carajo. Así que no vivas en la ignorancia y acepta que ocurre, puede que así empieces a despertar.

Y el tercer y último punto, y es el más importante de todo esto que hemos hablado, es que TÚ Y SOLO TÚ puedes hacer algo, y ese algo es tu parte. Porque todos tenemos una. Revisa cuánto daño hacer tú al planeta y cambia, cambia tus hábitos alimenticios, cambia tu consumo de energía, cambia tu mensaje, PERO CAMBIA.

Hay una frase que escuche hoy mismo de Risto que creo que es ideal para acabar este post:

O APORTAS O APARTAS.

¡Sigamos luchando!

 

 

¡Aquí usamos cookies!

¡Hola! tengo que informarte de que mi sitio web usa cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación posible. Haciendo click en el botón "Aceptar" estás dando tu consentimiento y aceptación de mis cookies, así como de mi política de cookies y protección de datos, pincha en los enlaces para mayor información ¡Que pases un buen día!


ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This